EÓLICA
La energía eólica es una forma indirecta de engría solar, puesto que son las diferencias de temperatura y de presión inducidas en la atmósfera por la absorción de la radiación solar las que ponen en movimiento los vientos. Se calcula que un 2 % de la energía solar recibida por la Tierra se convierte en energía cinéticas de los vientos.
La cantidad de energía correspondiente es enorme: unos 30 millones de TWh por año, ósea, 500 veces el consumo mundial de energía en 1975. Incluso teniendo en cuenta que sólo el 10 % de esta energía se encuentra disponible cerca del suelo, el potencial sigue siendo considerable; así, es difícil concebir en la actualidad la explotación de una parte notable de este potencial. En efecto, sería necesario cubrir las tierras emergidas y las superficies marinas con enormes motores eólicos.
En estas condiciones, es más razonable estimar que por mucho tiempo las aplicaciones de la energía eólica se limitaran a utilizaciones locales, en regiones aisladas - a un nivel de potencia de algunos kW a algunas decenas de kW- o bien a un papel de fuente complementaria en la alimentación de las redes eléctricas - con niveles de potencia de hasta algunos MW-.
Las zonas más favorables para la implantación de grandes motores eólicos son las regiones costeras y las grandes estepas, donde vientos constates soplan regularmente: es necesaria una velocidad media del viento superior a 20 km/h (fuerza 3 en la escala de Beaufort ).


LAS TÉCNICAS DE CONVERSIÓN


Se distinguen dos grandes categorías de motores eólicos, de difieren por la disposición de su eje :
Los motores eólicos de eje horizontal son los más extendidos; exigen una orientación continua de su eje, que debe mantenerse paralelo a la dirección del viento; sólo en esta posición las aspas o las palas estarán de cara al viento permanentemente. Los pequeños motores eólicos de eje horizontal (gama de potencia de 0,5 a 50 kW) suelen estar equipados con gran numero de palas, en cuyo caso pertenecen al tipo americano que es, de hecho, el tipo de numerosos molinos tradicionales, como el molino de las Baleares (de seis aspas) o el molino griego (de doce aspas). Este tipo de motor eólico tiene la ventaja de que puede funcionar con vientos flojos.
Los motores eólicos de eje vertical son los más antiguos que se utilizaron, sin duda por su sencillez de funcionamiento que no requiere ninguna orientación del eje; sin embargo presentan el inconveniente de tener un rendimiento menos elevado que los de eje horizontal. Estaban prácticamente abandonados cuando, durante los años 60, E.U.A. y Canadá pusieron a punto una nueva concepción de los motores eólicos de eje vertical, inventada en 1925 por el ingeniero francés Darrieus; se trata de un molino cuyas palas tienen el mismo aspecto que la parte móvil de un batidor de huevos. Los motores eólicos de Darrieus serían adecuados para la producción de pequeñas potencias, inferiores a 50 kW.
NOTICIAS

“El ahorro energético es fundamental en la urbanización del futuro”

Alcalde de Barcelona de 1997 a 2006, ministro de Industria, Turismo y Comercio de 2006 a 2008 y desde 2010 al frente de  UN-Habitat, el programa de la ONU para un mejor futuro urbano. Joan Clos ha sido uno de los principales ponentes en el Foro de la Energía de Viena 2013, evento, organizado por UNIDO que ha reunido esta semana en la capital austriaca a un millar de delegados de países e instituciones de todo el planeta. Allí le entrevistó para ER Ernesto Macías, Presidente de la Alliance for Rural Electrification (ARE) y miembro del Comité Directivo de REN 21.

 

Estos días hemos asistido en Viena a uno de los foros globales más importantes relacionados con la energía. ¿Cómo valora VD que no haya acudido ningún representante del gobierno español?
Es un momento difícil de la política española, pero esto no debería disminuir el importantísimo papel que la economía española ha tenido y creo que va  continuar teniendo en el tema de las energías renovables. Afortunadamente, tenemos unas potencialidades importantes en renovables –viento, energía solar, hidráulica, etc.– y yo creo que tenemos que hacer valer nuestros conocimientos y nuestra experiencia.

España ha hecho el 50% de las patentes en energías renovables pero el sector se está desmantelando…
Esto es fruto de unas circunstancias que espero sean temporales y que se puedan recuperar.

En su etapa de alcalde de Barcelona impulsó proyectos tan emblemáticos como Barcelona22@, donde se celebró el segundo Foro Mundial Urbano de Naciones Unidas. o el Plan Metropolitano de Gestión de Residuos Urbanos, que condujo al cierre del vertedero de residuos del Garraf (primer emisor de CO2 de la región). Ahora aporta sus conocimientos a UN-Habitat. ¿Podría explicarnos cuáles son las claves principales de este programa?
Básicamente somos un observatorio mundial de la urbanización, medimos la temperatura mundial con respecto a los temas de la urbanización, que está en un momento difícil porque se encuentra en plena transición entre un modelo que se aplicó, básicamente, durante el siglo XX, que ahora se encuentra en crisis. Estamos entrando en un nuevo orden económico donde los servicios financieros y otros elementos juegan un papel muy importante. La urbanización está también en esta transición. Tenemos que mirar como ha evolucionado esta urbanización y cuáles son las medidas cautelares que podemos tomar cara a la urbanización del futuro que, sin duda, pasa, mientras no tengamos una opción mejor, por defender una cierta densidad, una cierta mezcla de usos y el ahorro energético como primer elemento fundamental.

¿No debería ser diferente el modelo de urbanización para los países en vías de desarrollo que tienen una población rural muy grande? ¿No habría que intentar evitar el desplazamiento y buscar un modelo de ciudad sostenible, pequeña?
No, porque la paz mundial se establece a partir de garantizar un cierto equilibrio de desarrollo entre varios continentes. En los últimos 20 años, con la globalización, hemos visto la industrialización de Asia y, queramos o no, esa industrialización tiene consecuencias en Europa, porque deslocaliza parte de nuestra industria. Por tanto, aquí hay un ejercicio de solidaridad global que cuesta mucho y es difícil de explicar pero que no tiene vuelta atrás. Vamos avanzando una sociedad global y por eso me interesa mucho el multilateralismo y la gobernanza global. Igual tarda 50 años pero tendremos que saber articular y compaginar intereses en unas realidades que cada vez son más globales. No podemos hacer política industrial proteccionista en el mundo actual. No podemos impedir la industrialización de África, estas cosas no van a pasar. Por lo tanto, tenemos que tener una cierta capacidad de estructurarnos de cara al futuro para, en Occidente, consumir menos energía y hacerlo de una forma más inteligente, y en Oriente, o en el Sur, permitir más desarrollo.

¿Qué papel pueden y deben jugar la eficiencia energética y las energías renovables en esa mejora de nuestras ciudades?
Son fundamentales, no hay escapatoria, no podemos seguir calentando el planeta. Después de todos los objetivos que nos ponemos resulta que seguimos aumentando la temperatura del planeta. Hacen falta soluciones radicales.

Hace tres años dijo: "hay que priorizar la reducción de la pobreza urbana y la sostenibilidad ambiental", ¿Hemos mejorado algo desde entonces en esas dos prioridades?
Hemos mejorado en pobreza absoluta, hemos empeorado en desigualdades. Lamentablemente, los humanos estamos fabricados para que detectemos mejor las desigualdades que las variables absolutas. Es decir, nos molesta más la diferencia con el vecino que nuestra condición objetiva y por lo tanto las diferencias de desigualdades son un fenómeno político en el que hay que poner muchísima atención porque es una fuente de inestabilidad a corto plazo.

Titular 111

dfsdfasdfasfdasdfasd

NUESTRAS MARCAS
 
Calle Almendro, 7
11178 - Paterna de Rivera
Telfn: 687 26 96 41
info@actelecma.com